¿QUIERES CONSEGUIR EL DISCO "ORGASMOS MODERNOS"?


Photobucket

27.6.09

nos vemos en SEPTIEMBRE!!

13.6.09

TEXTO DE ADRIÁN VOGEL en EFE EME

El abanico de canciones abarca todos los géneros. Precisamente la de esta semana ha estado dedicada a un clásico de la canción española “Ojos Verdes”. Y venia firmada por Alejandro Martínez, cantautor al que mencionaba por sus “Orgasmos Modernos” hace unas semanas en esta sección, en el artículo “Rayos de optimismo”. La acogida a la propuesta de Alejandro ha sido muy buena. En términos de visitas y sobre todo por la calidad de los comentarios a su post, donde se profundiza en la figura de Lorca. La copla –y sus grandes canciones- sigue despertando pasiones en el siglo XXI.

lee completo el texto aquí

11.6.09

CRÓNICA

Os dejo la crónica del pasado concierto de fin de temporada que hicimos en Madrid, es de Antonio Mingarro, y dice asÍ:

Alejandro Martínez cierra su temporada en el B8

Las noches que anticipan el aroma de verano tienen sus ventajas e inconvenientes. De un lado, crece y acompaña más tiempo la luz, que invita a no esconderte y a buscar el regalo de saludar la noche con otro espíritu. Y de otro, andan los músicos que deciden, con toda la razón del mundo tras seis meses intensos, tomarse un ganado respiro. Ese es el caso de Alejandro Martínez, que apenas 20 días después de su último concierto, ha vuelto a llenar el Barcelona 8 con la electricidad de sus teclados, su cariño, su cercanía y una sonrisa eterna que le acompaña…

La fórmula de Alejandro esta noche era la habitual, con el aderezo feliz de venir apoyada por Rockola. A su lado, Cristian Chiloé, que es todo un “showman en la batería. Más allá, Mario “Menso” Raya en el bajo, callado, con pinta apocada y de músico de suburbio, pero que esta noche ha estado realmente virtuoso. Y luego, a ratos, amig@s que se suben a ofrecer su talento en canciones singulares. Esta noche, por ejemplo, lo ha hecho Jorge Velo, que ha transformado en rockera la “Boca loca”. Y también mi compi de carrera Miguel Dantart, más tigre que triste, más amigo que otra cosa y más músico que periodista, por suerte para la buena música.

Por supuesto, como cumpliendo un rito necesario, la voz brutalmente suave y convincente de Lucía Caramés ha estado para cantar el “contigo”, acompañando a Alejandro de forma reconfortante, como si en los 3 minutos de melodía, lo de fundirse e intercambiarse pentagramas fuera una oración. Y al final, por desgracia sólo en un par de canciones, se ha brindado el violín de Marino Saiz, ese profesor de instituto que domina de tal manera la música de cuerda, que siembra en el corazón una sensación inmejorable y remata cualquier barrera contra el hastío…

Las vacaciones de Alex, insisto, son merecidas, pero fastidiosas. Ahora le hemos tenido dos veces tocando en menos de un mes, pero el “mono” no llegará más allá de julio. Y entonces, probablemente ande dando vueltas a cómo llevar a otro plano ese empeño de acercar a la música los versos de Jaime Gil de Biedma. Se encerrará allá donde esté para ir preparando el disco que sucederá los “Orgasmos Modernos”, paseará por las calles de Barcelona, Gavá y otros rincones que sólo el azar sabe cuáles son. Y mientras tanto, a much@s nos hará falta su energía y tendremos que recurrir a youtube o a sus discos para tratar de calmar la necesidad sobrevenida…

Personalmente, creo que Alejandro es el músico que más y mejor ha evolucionado en estos últimos meses. De sus conciertos de hace un año al de hoy mismo, hay una progresión clara de madurez y aplomo tanto en formas como en fondo que refleja al músico que, sin perder esencias, está sabiendo llegar a su mejor momento. Además, qué demonios, lo confieso con todo el corazón: le he agarrado un cariño enorme a este tipo por su manera natural de hacer las cosas, por su cariño, por su tremenda sensibilidad y por la evidencia de que todo ello es clave en su talento. Las noches con aroma de verano pueden ofrecer toda la luz del mundo, pero echaré de menos la que Alejandro proyecta con sus virtudes cuando canta y te abraza. En septiembre, no lloraré como los amantes que temen al otoño. Cualquier frío es calor si el castigo devuelve a Alejandro tocando en el Barcelona 8. Cualquier síndrome de depresión en el regreso es el mejor espejo en que reflejarse si se apoya en su ilusión…













besos!

5.6.09

FIN DE TEMPORADA





Nos despedimos que ya casi es verano! Es un concierto respaldado por los buenos amigos de ROCKOLA FM

FIN DE TEMPORADA ... Habrá sorpresas a la vuelta

Os esperamos a todos y todas en este último concierto!

Besazos y gracias mil!

ALEJANDRO MARTÍNEZ presenta "ORGASMOS MODERNOS"

con:
++ MARIO RAYA - bajo/coros ++
++ CRISTIAN XILOÉ - batería/coros ++

MADRID
Sala BARCELONA8
C/Barcelona num.8 metro SOL
entrada 8 euros
21:30h

y ojito a este vídeo tan y tan emocionante!


1.6.09

próxima cita: BARCELONA - 4 junio

Os dejo por aquí un texto que saldrá publicado en el blog de Adrián Vogel, en un apartado especial sobre canciones del siglo pasado. Mi elección ha sido un clásico de la copla: "Ojos verdes" y aquí van mis razones, y mis emociones, unas ligadas con las otras.


OJOS VERDES

Ojos verdes,
verdes como,
la albahaca.

Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón
.
Ojos verdes, verdes 
con brillo de faca

que se han clavaito en mi corazón
.
Pa mí ya no hay soles, 
lucero, ni luna,

No hay más que unos ojos que mi vida son.

Ojos verdes, verdes como
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.


Como mínimo, esta canción data de 1940, año en que fue cantada por Miguel de Molina en un teatro de Valencia. “Ojos verdes” fue compuesta por Rafael de León, Quiroga y Santiago Valverde, y pasa por ser una de las mayores joyas del género de la copla, seguramente junto a “La bien pagá” y “Tatuaje”.

Hablaba con Adrián Vogel de lo complicadísimo de escoger solamente una canción; a puntito estaba de hablar de “Romance de Curro el palmo”, de Serrat, con una versión sorprendente de Mina. Entonces sólo hace falta tirar del hilo para ver cómo muchas de nuestras canciones favoritas beben de aquellas canciones fascinantes creadas por el triplete mágico: Quintero, León y Quiroga.

Nada que decir sobre la política y la música: nunca se han llevado tan mal y han hecho tanto daño como en el género de la copla. Afortunadamente la maldad pasa a la historia y las canciones siguen vivas.

No sé a estas alturas qué valoro más de las coplas. Me fascinan las letras, plagadas de sabores y olores (del sur, del sur), con lenguaje a ratos culto y a ratos callejero y saladísimo, los juegos, las especias, la picantez, lo transgresor. Y la música me sabe a un vaivén emocional, a un paseo refrescante, y a rock and roll de verdad. A verdad por todos lados.

En la biografía de Miguel de Molina, mi coplero favorito, cuenta cómo alrededor de una mesa estaban sentados dos de los mejores artistas de la época: Rafael de León (letrista de las coplas que hacían furor en esos días) y el poeta Federico García Lorca. Y Miguel andaba sentado con ellos como testigo de excepción. Y le daban vueltas al verde, verde, verde como la albahaca. Conforme fue creciendo la velada, se propusieron escribir cada cual su versión del color y las sensaciones que les provocaban. Miguel de Molina casi le arrancó a Rafael de León la promesa de que sería él quien estrenara esa nueva canción.

El resultado fue la copla eterna “Ojos verdes”. La respuesta de Lorca: el poema “Verde que te quiero verde”. Miguel de Molina no estrenó esa canción, pero sí la hizo suya y pasó por ser uno de sus mejores cantantes, porque una buena copla, además, escoge a su intérprete favorito, y no al revés.

Como los buenos intérpretes de copla, “Ojos verdes” es una canción coqueta y disimula muy bien la edad que tiene, rondará los seseinta y tantos. Y uno piensa, mientras la disfruta, qué lujazo debe ser escribir una canción que levanta el vuelo y sobrevive a sus autores, al tiempo, a las modas, y se cuela en el tarareo de cualquier madre, abuela, cantaores, rockeros, patios de vecinas, oficinas y burdeles. 

Y sigue uno suspirando por encontrarse, a la vuelta de una esquina, claro, con unos ojos verdes, verdes como la albahaca.

ADEMÁS ...

precioso el concierto con Andrés Lewin en sala Clamores

pena penita pena (como estoy coplero) porque en Sevilla hicimos el último (de momento) concierto con Carlos Chaouen y su "Horizonte de sucesos" que tanto tanto y tanto he disfrutado desde diciembre en los escenarios de unas cuantas ciudades españolas. Seguiremos.

qué bonita es Lara Moreno, ayer en LIBERTAD8 fue un disfrute general, y en esa noche se nos apareció Jaime gil de Biedma, y luego Lara leyó su "La herida costumbre" y yo canté mis canciones, algunas nuevas y otras no tanto, y luego nos perdimos por las calles

y así estamos hoy

Y el jueves estaremos mejor, porque vuelven los ORGASMOS MODERNOS a Barcelona! Vamos con banda, y con mucha energía, así que preparados todos, no falte nadie a la cita.

Besos

ALEJANDRO MARTÍNEZ
ORGASMOS MODERNOS live con BANDA
ZAC LIVE - Avda. Diagonal 477
21:30h entrada 8 euros