¿QUIERES CONSEGUIR EL DISCO "ORGASMOS MODERNOS"?


Photobucket

11.12.07

UN ESCÉPTICO EN UNA CIUDAD AUTOMÁTICA

Hoy hemos vuelto al estudio a grabar algunas voces; insisto, aún no definitivas. Son voces y coros para unas versiones que queremos que escuche una gente para que se unan al proyecto del disco. Pero claro, ya nos dejan una idea muy cercana a lo que será el disco definitivo … y nos encanta!! A mí y al Produc!!

Pero como ya os expliqué algo de esto el otro día y hemos estado haciendo casi lo mismo y en el mismo sitio, mejor os cuento otra cosa.

ALGUIEN ME QUIERE DECIR ALGO

Mezclar la creencia en señales (como un modo de interpretar la vida) con los cajeros automáticos no es algo frecuente, pero a mí me sucedió algo curioso! Lo cuento: en enero de este año que acaba ya, al extraer disgustos de un cajero (en forma de billetes), me encontré al lado una bolsa con un libro. Miré a ambos lados, y volví a mirar (lo digo para que no creáis que enseguida me apropio de lo ajeno … espero unos segundos por lo menos): nadie, no había nadie. Durante el trayecto que hice en metro empecé a hojear ese libro.

¿QUIÉN ES ESE HOMBRE?

El libro en cuestión era pequeño, de no demasiadas páginas, con una portada colorida y más bien a la antigua, como si fuera de los años 30 o 40, con un título curioso y un autor desconocido para mí: Julio Camba. El título del libro: “La ciudad automática”.

aquí un ejemplar


Empecé a leer y me enganchó poco a poco. Cuenta el autor, al principio, que le han encargado un libro de artículos de viaje sobre la ciudad de Nueva York, y que irá comentando lo que se le vaya ocurriendo.

Lo absolutamente espectacular del libro precisamente es eso: que lo que se le ocurre a este señor es originalísimo y, lo que me atrapó todavía más, divertidísimo. En el viaje (largo) del metro me leí del tirón bastantes páginas, llegué a casa y seguí leyendo, y al día siguiente lo terminé … por primera vez, porque las cosas buenas no se acaban tan rápido.

¿Quién es Julio Camba? – intentamos investigar Cifuentes y yo, porque a ninguno de los dos nos sonaba. Llamé a una amiga escritora, Lara (blog precioso y exquisito, por cierto) y tampoco nos supo ayudar. Mientras yo hablaba con Lara por teléfono, Paco se quedó hipnotizado con las primeras páginas del libro.

- “¿Pero no pone nada en la edición?”.
- “Nada, Lara, ni año, ni número de edición, nada de nada”.
- “¿Y dónde lo has comprado?”.
- “En ningún sitio, me lo he encontrado, en una bolsa, el libro está en perfecto estado y parece un regalo de alguien misterioso”.
- “Pues nada, a disfrutarlo!”.

Internet fue quien nos abrió la llave de la sabiduría … previo pago en un locutorio.

POLIZONES AL BARCO!


Julio Camba tiene una biografía de libro, que resumiré brevemente, porque no la he vuelto a consultar y recuerdo pocas cosas. Para empezar, con muy pocos años (adolescente) se metió en un barco, de polizón, y se fue a Argentina. Insisto, con muy pocos años. Argentina devolvió a nuestro hispano anarquista (porque lo era) al cabo de un tiempo. Julio Camba empezó a aficionarse, además de al anarquismo, a la gastronomía, a los viajes y a la literatura. Y escribió como corresponsal en varios periódicos, viajó por muchos países retratándolos en sus libros, etc. Escribió principalmente artículos, en los que podía hablar de cualquier tema: política, sociedad, gastronomía, cultura general, literatura, etc. ¿Cómo ejercía su anarquismo? Pensando lo que le daba la gana de cualquier tema, y a menudo, pensando bastante contra corriente, lo que por ejemplo le hizo apoyar la Segunda República Española para, nada más ver cómo iba creciendo ésta, lanzarse a criticarla irónica y sistemáticamente. Julio Camba acabó viviendo y muriendo en un hotel de Madrid, del que fue huésped fijo durante muchos años de su vida, otro apunte curioso para una biografía tan pintoresca.

Yo no sufriré (vamos, creo yo) el mal de Diógenes, porque no soy de los que acumulan cosas a lo largo de la vida (mucho menos, basura), … soy bastante desprendido. Pero de repente hay cosas de las que cuesta separarse, como este pequeño libro de Camba. Encontrar referencias de este autor en las librerías no es demasiado fácil … en una ocasión encontré uno, que es una pieza cumbre del autor, y que es sobre todo de tema gastronómico, pero el precio era desorbitado, porque era una edición rarísima, de librero viejo. En fin, a ver si tenéis suerte si es que os ha picado la curiosidad.

un fragmento del libro, con el que estoy plenamente de acuerdo



POR EJEMPLO

Por ejemplo, en plena fiebre de los americanos por inaugurar rascacielos cada vez más altos, él dice que paga enseguida por visitarlos: pero no para ver Nueva York desde una altura cada vez mayor, como hacen los ciudadanos de allí, sino para contemplar desde esa nueva altura el rascacielos que meses antes era admirado por todos y que ahora es superado por otro más gigante y, en consecuencia, olvidado por sus conciudadanos.

Por ejemplo, de sus paseos por los barrios marginales, habla del racismo. En concreto, en un momento, habla de la manía de separar a los negros y a los blancos en los autobuses. Y no lo entiende, porque dice que no tiene ningún sentido separar algo que ya de por sí se ve que es totalmente distinto, que habría que ser muy cenutrio para no diferenciar a un blanco de un negro. Que lo que sí tiene sentido sería separar a un blanco de América de un blanco latino, y a éste de un blanco italiano … pero ¡¿negros y blancos?! Y valga esta razón para dar carpetazo a un tema tan sencillo como el racismo, buenísimo, ¿no?

Y por ejemplo, estas palabras del propio Camba para hablar sobre unas elecciones en las que se descubrió que se habían amañado con votos de personas fallecidas:

díselo tú, julio


Si hay algo sagrado en materia electoral, es el voto de los muertos. Un muerto que se levanta de su tumba en el amanecer de un día de elecciones y que se dirige al colegio para inscribir su nombre en una papeleta, realiza un acto ejemplar y les da a todos los vivos una lección de civismo. No hay nada más respetable que la voluntad de un muerto. Yo soy un escéptico, pero yo creo que los muertos tienen derecho a votar”.

GRACIAS A LA VIDA

Que si este año en los Goya no darán premio a los cortos, y que si los actores tienen prohibido en los agradecimientos dar las gracias a los padres … eso he leído este fin de semana en un diario. Bueno, este rollo venía porque de alguna manera, como voy ya planeando todo, pues uno va hasta planeando los créditos del disco, y dentro de ellos, ese apartado tan entretenido de los agradecimientos … y fíjate tú que como hoy me he vuelto a reír un rato gracias a Julio Camba, pues va a figurar ahí, porque esas apariciones en la vida de uno, tan casuales, inesperadas e inspiradas, no son porque sí, que lo sé yo!

THE END

Y para rematar la historia, nada más, deciros que el final es un poco decepcionante … porque al cabo de un tiempo, contándole esta historia a un amigo, me contó que ese libro lo había estado regalando una importante marca de librerías en serie como regalo promocional por inaugurar una nueva tienda. Como si lo hubiera planeado Bob Dylan, vaya.

AH!

…por cierto, cada vez sois más los que nos leéis y os interesáis por el disco, que lo veo en el contador, y veo desde donde os conectáis, y hasta el país (lo digo por Taiwán, … a quién conozco yo en Taiwán?) …

…por cierto, el disco va por buen camino … ¿porqué? Esto se remonta a unos posts más abajo, pero ¿os acordáis de mis historias con los vecinos? Bueno, pues los vecinos del Produc!, en cuanto me fui yo de grabar el primer día las primeras voces, fueron a quejarse enérgicamente a su puerta!! Más madera, es la guerra!

Besos que continuarán

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que loco lo del libro no?¿, me encanto la historia y mas me gusto que lo compartieras. Yo soy bastante también de buscarle el sentido a las cosas que me pasan, o de las cosas que veo, que me encuentro. Sabes?¿, mi abuelo materno, bueno toda mi familia materna, fue anarquista para aquellas épocas, y recuerdo que mi abuelo nos contaba mil historias con anarquistas Españoles que viajaban por Latinoamérica, y que pasaban también temporadas por Argentina, gente que pasaba por allí y que nunca mas la volvieron a ver. Mi abuelo hoy no vive para preguntarle, pero estaría bueno saber si se paso Camba por la Federación Libertaria Argentina, en Buenos Aires, lugar donde se hacían todo tipo de actividades culturales y sociales, con anarquistas lugareños y de todas partes del mundo. Se habría pasado por allí Julio?¿, lo habrán conocido?¿…

Me picaste el gusanito de la investigación y me pondré en ello, si encuentro el libro por Barcelona ya lo comentare, ok?¿

Mil besos y no dejas de sorprenderme gratamente!!!

Nury

acróbatas dijo...

Conozco la historia del libro... es increíble. Cuando me la contaste busqué información del tal Julio Camba pero todavía no he leído nada (tranqui, no te voy a pedir el libro, jeje)... Y también recuerdo el momento en el que encontraste el otro libro sobre gastronomía en aquella librería porque yo estaba contigo!!!

Un besito y a seguir preparando así de bien el disco... Ay que ver! unos cuantos días sin estar por aquí y no consigo ponerme al día de tooooodo!!!

:)